ROI es el acrónimo en inglés del término “return on investment” (retorno de inversión) y es, probablemente uno de los aspectos más complicados y esquivos del marketing. Comprende el valor que generamos a través de las campañas de marketing e indica cuánta inversión nos ha costado una venta.

Ya sea que nuestra estrategia de online marketing incluya acciones en Google Adwords, Facebook, Twitter, Linkedin o Instagram, es necesario conocer el ROI de las diferentes campañas para conocer cuál de ellas es más eficiente.

Medirlo no siempre es sencillo, pero es un dato fundamental con el que las empresas deben contar si quieren conocer de primera mano la rentabilidad real de cualquier tipo de inversión que hayamos realizado.

Para reducir los errores de cálculo, recomendamos tener en cuenta estos tres consejos:

1 – Define previamente los KPIs de tu campaña.

Algunas de los KPIs más utilizados son:

  • Impresiones. Permite tener una idea de a cuántas personas está llegando una determinada publicación. Si tu objetivo es dar a conocer tu marca, por ejemplo, entonces es una métrica esencial para medir el ROI.
  • Alcance. Es el número de usuarios que han visto una determinada publicación, y se diferencia de las impresiones porque el alcance mide cuántas personas únicas ven una determinada publicación.
  • Engagement. Es una métrica clave en social media que te ayudará a saber el grado de compromiso de los usuarios con tu marca. Por ejemplo, el ROI en Facebook es diferente al del marketing en línea tradicional ya que en esta red social el ROI es más que solo alcances e impresiones y puede ser medido de diferentes maneras.
  • Tráfico. Permite saber el número de visitas hacia una página web en particular.
  • Tasa de conversión. Fundamental para saber cuántas conversiones has conseguido, ya sea de visitas a leads, de leads a clientes o cualquier otra conversión relacionada con tus metas.
  • Tasa de rebote. Indica el porcentaje de las visitas que abandonan tu sitio web a los pocos segundos de haber entrado sin visitar ninguna página más.

2 – Configura un seguimiento de conversiones.

Llevar a cabo un seguimiento de las conversiones, es decir, las acciones que deseas que tus clientes realicen en el sitio web luego de hacer clic en su anuncio (hacer una compra, realizar descargas o registrarse) ayuda indudablemente a medir el ROI.

En este sentido el ROI es, probablemente, la medición más importante para los anunciantes ya que muestra el efecto real que las campañas de marketing tienen en su empresa.

Si bien es útil conocer la cantidad de impresiones y clics obtenidos, es todavía mejor saber cómo contribuyen sus anuncios al éxito de su negocio.

El cálculo del ROI en campañas facilita, además, mejorar el rendimiento de las campañas con peores resultados y decidir cómo invertir mejor el presupuesto asignado para esta estrategia comercial.

3 – Ten en claro los costos de cada campaña y los tus costos de producción.

Para comenzar a calcular el ROI de cualquier acción de marketing es necesario contar con cifras de la inversión realizada, y los ingresos generados por la campaña.

Con esos datos, la fórmula matemática para calcularlo es la siguiente:

[(Ingresos – Inversión) / Inversión] * 100= ROI

Como ejemplo práctico, para calcular el ROI generado por sus avisos de Google Adwords sólo tienes que tomar los ingresos de ventas que obtuviste a partir de los anuncios, restar los costos totales y, dividir el resultado por los costos totales. Así obtendrás el ROI.